Ordena tu vida espiritual

Leer:  1 Corintios 14:33 NVI

Al final de cada año, en nuestros hogares hemos acumulado muchas cosas y, a veces, puede parecer un poco desordenado. Ya sea que lo hagas en otoño o primavera, ordenar nuestros hogares es una tarea que todos debemos hacer de vez en cuando.

Y así como nuestro espacio físico puede acumular polvo y desorden, también pueden hacerlo nuestros corazones, podemos llenarnos de tantas cosas que perdemos la noción de lo que más importa: el tiempo con Dios.

Es hora de quitar las distracciones y buscar a Jesús.

¿No estás segura de cómo empezar a ordenar ese desorden? Hoy te dejo 4 pasos que te ayudarán a comenzar.

  1. Ora

Pídale a Dios que haga la limpieza, que te muestre lo que quiere que dejes ir y lo que quiere que te quedes. ¡Puede que te sorprenda! Él tiene grandes planes para ti

  1. Libérate 

¿Qué actividades necesitas mantener o dejar de lado? ¡Aprende a decir “no” si no alimenta tu alma ni te acerca a Jesús!

  1. Organizar las cosas buenas

Pasa un tiempo de tranquilidad con Jesús y deja que Su Espíritu te guíe. Es su deseo equiparte con todo lo que necesitas. 

  1. Descansa en Su presencia

No existe rutina, estudio o actividad que pueda darnos lo que más anhelamos: descansar en Él.

Cuando lleguen las oportunidades, considera si te ayuda a acercarte más a Jesús y tómate el tiempo para evaluar, priorizar y reorganizar según Dios te guíe.